Toda Potestad Tiene Jesus

El Tiene Todo El Poder Publicado por
Hna Deborah Negron
Hija de Dios

Agosto 8, 2022

El sanar un cuerpo tiene su limite.
Pueden sacar las células infectadas del cáncer, pero si lograron esas células de contaminar a otras células ya, puede hacer metástasis.

Sanar el cuerpo tiene su limite, pues aun el ciego y el cojo que fueron sanados le llegó su día en su tiempo y fallecieron.

Porque todos tienen que morir. Nuestro cuerpo físico es mortal. A causa del pecado de Adan todos fuimos infectados con ser mortales.
Pues en el Eden no había muerte y lo que había sido creado era perfecto y no tenia fin.
Más después que entro el pecado vino la entrada de la muerte a la existencia del ser humano.

Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio,
Hebreos 9:27

Dios le había dicho que no comiesen del árbol de la ciencia del bien y el mal. Adan y Eva desobedeciendo tivieron. Su consequencia, la muerte.

mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.
Génesis 2:17

La muerte del cuerpo significa el fin de ser eterno. Sus cuerpos inmortales fueron expuestos al pecado.
La consecuencia fue una separación de la vida.

Cristo es la vida desde el principio. El es el Creador. Por el todas las cosas que fueron creadas existen. Y la luz que había puesto Dios en el hombre desde el principio se aparto de el.

En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres.
S. Juan 1:1‭, ‬3‭-‬4

Entraron las tinieblas. Entro la separación de lo espiritual y lo material. Desde ese momento la carne y el espíritu del hombre tuvieron conflicto.

El hombre que busca a Dios siente adentro una division. La dualidad del ser comenzó en el Eden cuando pecó contra Dios.

El pecado trajo consigo muchas malas consecuencias.
Trajo la depresión, la falta de identidad. Trajo el miedo y la ansiedad. El pecado trajo una devaluacion de lo que es ser un ser humano.

Ya caído el hombre se expuso a todo tipo de escasez. Soledad, debilidad emocional, debilidad de carácter. Inestabilidad mental y también la enfermedad fisica. Ya sea que el pecado contaminó la mente del ser humano. Pero también enfermo la creación perfecta y buena que había creado Dios. Allí se perdió la imagen del hijo. El soplo de Dios fue opacado y diluido por la maldad. Y ya no hubo conexión espiritual con El Padre. Por eso el pecador esta muerto espiritualmente y necesita ser vivificado.

El pecado trajo consecuencias que fueron luego pasadas por nuestros padres a causa del ADN y de herencia genetica y espiritual a cada nueva generación.

He aquí, en maldad he sido formado,
Y en pecado me concibió mi madre.
Salmo 51:5

Entonces la pasión, después que ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la muerte.
Santiago 1:15

Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.
Romanos 6:23

Cristo vino para re establecer la conexión con el Padre. Cristo Jesús vino para ser el puente que nos da la via necesaria para entrar al lugar donde podemos ser liberados de las consecuencias que trajo el pecado.

Jesus tiene el poder para restaurar no solo este cuerpo físico que tiene que morir. Sino, que Eĺ tiene el poder de volver a nosotros la imagen de Dios.
El nos devuelve lo que el pecado nos quito.

En Cristo volvemos a tener la eternidad del Padre. La inmortalidad es nuestra cuando nos rendimos a el.
De que vale una sanidad de un cuerpo si el alma se pierde.
El espiritu del ser humano es lo que el pecado separo del Eterno.
Más Jesús vino a darnos La Vida. El es La Vida. El es el que nos restaura para que podamos volver a relacionarnos que el Padre.

Al venir a Cristo Jesús no mas estaremos separados de Dios.

Jesús le dijo: —Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre sino por mí. Si me conocierais, también a mi Padre conoceríais; y desde ahora lo conocéis y lo habéis visto.
San Juan 14:6‭-‬7

En Jesús tenemos paz. El nos trae estabilidad del alma, cuerpo y espíritu. El nos reconcilia con el Padre.

Mas muchos buscan los beneficios de una conexión con Dios. Muchos quieren las bendiciones sin el compromiso.
Declaran que tienen fe pero es fe muerta.
Pues por sus hechos se conocen.

Los fariseos y los escribas del tiempo en que Jesus estuvo en la tierra eran religiosos que imponían reglas y tradiciones y ritios para que el pueblo se sometiera. Jesus le llamó hipócritas pues ni ellos mismos podían cumplir la ley. Se hacían ver por piadosos pero eran escasos de fe verdadera.

Sabían hacer cultos, y sacrificios de animales. Pero su corazón estaba lejos del Eterno.
Por esto tuvo que venir Jesús. El fue el sacrificio perfecto vino, sin mancha que pudo subsituirnos tomado la paga del pecado sobre el mismo. Su sacrificio en la Cruz del Calvario hizo posible que tu y yo pudiéramos entrar a tener comunión con El Padre.
El solo puede Salvar el alma.

Vemos su poder para sanar no solo el cuerpo físico, pero también el alma y el espiritu de aquel que cree en Jesús y se arrepiente de sus malos caminos.

Y sucedió que le trajeron un paralítico, tendido sobre una cama; y al ver Jesús la fe de ellos, dijo al paralítico: Ten ánimo, hijo; tus pecados te son perdonados. Entonces algunos de los escribas decían dentro de sí: Este blasfema. Y conociendo Jesús los pensamientos de ellos, dijo: ¿Por qué pensáis mal en vuestros corazones? Porque, ¿qué es más fácil, decir: Los pecados te son perdonados, o decir: Levántate y anda? Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados (dice entonces al paralítico): Levántate, toma tu cama, y vete a tu casa. Entonces él se levantó y se fue a su casa.
S. Mateo 9:2‭-‬7

Note esto, Jesus conoce nuestros pensamientos. Las dudas, las maneras malas de pensar.
Sin embargo el primero le dice al paralítico,
“Ten ánimo, hijo; tus pecados te son perdonados.”

El cuerpo físico a causa de la caída del hombre tiene que morir.
Más Jesus le dice tus pecados te son perdonados.

El pecado es una mancha eterna. Es la enfermedad más horrible que podemos tener.
El pecado no tiene remedio. Solo que Jesús nos lave en su sangre y nos limpie de todo pecado nos hace aptos para tener relación con El Padre.

Cristo le estaba ofreciendo vida eterna y salud espiritual al paralítico.
Los líderes de Israel no pudieron ver este gran milagro.

Cristo es el unico que puede salvar. El es el unico que puede destruir y deshacer las obras del maligno.

Más viendo la incredulidad y el desafío de estos fariseos y escribas, Jesus, le dice al paralítico, “Levántate, toma tu cama, y vete a tu casa.”
Le da orden de levantarse, y también de cumplir una labor.
Toma tu lecho.

Los fariseos y saduceos y escribas enseñaban al pueblo que no podían hacer ningunas obras en el sábado, ya sea el día de reposo.
Tradiciones que le oprimian al pueblo en momentos de necesidad.

Más Jesus le fue claro.
Cuando les dijo,
“Por qué pensáis mal en vuestros corazones? Porque, ¿qué es más fácil, decir: Los pecados te son perdonados, o decir: Levántate y anda? Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados… luego le hablo al paralítico y este sano.

La historia relata lo más importante. Jesús tiene Todo el Poder.

El tiene el poder en lo físico y en lo espiritual. El tiene el poder en nuestras olvidas tanto como para no solo sanar el cuerpo sino también traer restauracion del alma.
Cuando venimos a Cristo Jesús podemos estar seguros que el sanara no solo lo que nos perturba en esta vida terrenal, sino más bien también lo que nos separa de nuestra verdadera naturaleza.

Fuimos creados para la alabanza de su gloria.

Leamos juntos,

Por su amor, nos predestinó para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad, para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado. En él tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia, que hizo sobreabundar para con nosotros en toda sabiduría e inteligencia. Él nos dio a conocer el misterio de su voluntad, según su beneplácito, el cual se había propuesto en sí mismo, de reunir todas las cosas en Cristo, en el cumplimiento de los tiempos establecidos, así las que están en los cielos como las que están en la tierra. En él asimismo tuvimos herencia, habiendo sido predestinados conforme al propósito del que hace todas las cosas según el designio de su voluntad, a fin de que seamos para alabanza de su gloria, nosotros los que primeramente esperábamos en Cristo. En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa,
Efesios 1:5‭-‬13

Cristo vino para buscar lo que se había perdido. Y si tu estas leyendo o escuchando este mensaje es para que conozcas su poder para liberarnos. Su poder para rescatarnos de nuestros malos caminos.

Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad.
1 S. Juan 1:9

Y aquí estoy tomando el tiempo para decirte que el deseo de Dios es que seas salvo. El quiere tu sanidad integral. El quiere restaurar tu vida.

Me tomo el tiempo pues el nos a amado con amor eterno. El no quiere la muerte eterna para ti.
El e entrego a si mismo para que tu y yo no nos perdiéramos.

El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.
2 Peter 3:9

El es lento para la ira dice su palabra. Y el es grande en misericordia. Hoy es el día de Salvacion.

Si tu enfermedad es física, entiende que Dios nos trajo la enfermedad pero es consecuencia del pecado de Adan. Es herencia. Mas Dios anhela sanar no solo tu cuerpo físico sino tu alma y espíritu.

Su deseo es perdonar tus pecados pues nos amo tanto.

»De tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, sino que tenga vida eterna. Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. El que en él cree no es condenado; pero el que no cree ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.
San Juan 3:16‭-‬18

Les ruego que no endurezcan sus corazones. Pues hoy todavía estamos bajo la gracia de Dios. todavía hay tiempo para recibir a Jesús.
Mañana Puede ser muy tarde.

Así como se pone el sol y vemos que un día termina y no volverá, así será este momento.

Mira al único que restaura por completo. Recibe su amor y perdon. Sé Restaurado hoy en Jesus.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: