El Testimonio Verdadero

Publicado por Hna. Deborah Negron – Hija de Dios

EL MUNDO VERA EL AMOR DE NOSOTROS Y SERA TESTIMONIO PARA ELLOS

Revisado Octubre 3 ,2022

Publicado Enero 28, 2018


Romans 12:4-21
Porque de la manera que en un cuerpo tenemos muchos miembros, pero no todos los miembros tienen la misma función, así nosotros, siendo muchos, somos un cuerpo en Cristo, y todos miembros los unos de los otros. De manera que, teniendo diferentes dones, según la gracia que nos es dada, si el de profecía, úsese conforme a la medida de la fe; o si de servicio, en servir; o el que enseña, en la enseñanza; el que exhorta, en la exhortación; el que reparte, con liberalidad; el que preside, con solicitud; el que hace misericordia, con alegría. El amor sea sin fingimiento. Aborreced lo malo, seguid lo bueno. Amaos los unos a los otros con amor fraternal; en cuanto a honra, prefiriéndoos los unos a los otros. En lo que requiere diligencia, no perezosos; fervientes en espíritu, sirviendo al Señor; gozosos en la esperanza; sufridos en la tribulación; constantes en la oración; compartiendo para las necesidades de los santos; practicando la hospitalidad. Bendecid a los que os persiguen; bendecid, y no maldigáis. Gozaos con los que se gozan; llorad con los que lloran. Unánimes entre vosotros; no altivos, sino asociándoos con los humildes. No seáis sabios en vuestra propia opinión. No paguéis a nadie mal por mal; procurad lo bueno delante de todos los hombres. Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres. No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque escrito está: Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor. Así que, si tu enemigo tuviere hambre, dale de comer; si tuviere sed, dale de beber; pues haciendo esto, ascuas de fuego amontonarás sobre su cabeza. No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal.

Somos uno en el Señor. Y si fervientemente le seguimos y le servimos y nos amamos unos a los otros veremos su propósito hecho realidad en las vidas, que juntos, alcanzararemos.

Y así toda la gloria y toda la honra la recibe Cristo. Y así cumpliremos con la misión que está en el corazón de Dios. Sí, somos una iglesia, un cuerpo de Cristo…
Somos una novia preparándose unida para la venida de nuestro esposo. Cumpliendo la gran misión para Cristo. Porque bien dice su palabra que fuimos creados para la alabanza de su gloria. Fuimos pueblo escogido, Nación Santa y real sacerdocio. Así cómo nos escogió, aún un pueblo que no era su pueblo…
De variedad de Naciones, y de lenguas y de culturas diferentes…


Y él Creo para sí un pueblo.


Somos uno en el Señor. Bendiga Dios a su pueblo sobre la faz de la Tierra.

La dicha del colaborar con Dios es ver que su voluntad sea cumplida en nosotros. Ver como se unen al cuerpo todos los que irán a ser parte del cuerpo de Cristo es un gran privilegio.

Ser portadores de su gloria y pronunciar la verdad de su gracia y de su amor es nuestra más importante misión.

Que gran gozo el de las mujeres que fueron las primeras que oyeron las buenas nuevas. Que lindo que a ellas se le apareció nuestro Señor y les confirmo como portadores de este evangelio, estas buenas nuevas, esta responsabilidad, de ir y pregonar que Jesus Él Señor había resucitado.

Esto daba peso a todas sus enseñanzas. Esto solidificaba la fe de los que esperaban aun con dudas.

Digo dudas porque el prefecto amor hecha fuera el temor. (1:John 4:1)

Pasado el día de reposo, al amanecer del primer día de la semana, vinieron María Magdalena y la otra María, a ver el sepulcro. Y hubo un gran terremoto; porque un ángel del Señor, descendiendo del cielo y llegando, removió la piedra, y se sentó sobre ella. Su aspecto era como un relámpago, y su vestido blanco como la nieve. Y de miedo de él los guardas temblaron y se quedaron como muertos. Mas el ángel, respondiendo, dijo a las mujeres: No temáis vosotras; porque yo sé que buscáis a Jesús, el que fue crucificado. No está aquí, pues ha resucitado, como dijo. Venid, ved el lugar donde fue puesto el Señor. E id pronto y decid a sus discípulos que ha resucitado de los muertos, y he aquí va delante de vosotros a Galilea; allí le veréis. He aquí, os lo he dicho. Entonces ellas, saliendo del sepulcro con temor y gran gozo, fueron corriendo a dar las nuevas a sus discípulos. Y mientras iban a dar las nuevas a los discípulos, he aquí, Jesús les salió al encuentro, diciendo: ¡Salve! Y ellas, acercándose, abrazaron sus pies, y le adoraron. Entonces Jesús les dijo: No temáis; id, dad las nuevas a mis hermanos, para que vayan a Galilea, y allí me verán.
S. Mateo 28:1‭-‬10

Como esas mujeres, nosotros tenemos la verdad. La verdad es Cristo. El cuerpo de Cristo sigue en pie para que lleguen al arrepentimiento muchos y se unan a nosotros.

Estos que irán a ser salvos están también en la mente y propósito de Dios. Y nosotros agradamos a Dios cuando cumplimos esta gran demanda.

Finalmente se apareció a los once mismos, estando ellos sentados a la mesa, y les reprochó su incredulidad y dureza de corazón, porque no habían creído a los que le habían visto resucitado. Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.
S. Marcos 16:14‭-‬15

Hemos sido injertados a la vid.

Así también aun en este tiempo ha quedado un remanente escogido por gracia. Y si por gracia, ya no es por obras; de otra manera la gracia ya no es gracia. Y si por obras, ya no es gracia; de otra manera la obra ya no es obra. ¿Qué pues? Lo que buscaba Israel, no lo ha alcanzado; pero los escogidos sí lo han alcanzado, y los demás fueron endurecidos; como está escrito: Dios les dio espíritu de estupor, ojos con que no vean y oídos con que no oigan, hasta el día de hoy. Digo, pues: ¿Han tropezado los de Israel para que cayesen? En ninguna manera; pero por su transgresión vino la salvación a los gentiles, para provocarles a celos. Y si su transgresión es la riqueza del mundo, y su defección la riqueza de los gentiles, ¿cuánto más su plena restauración? Porque a vosotros hablo, gentiles. Por cuanto yo soy apóstol a los gentiles, honro mi ministerio, por si en alguna manera pueda provocar a celos a los de mi sangre, y hacer salvos a algunos de ellos. Porque si su exclusión es la reconciliación del mundo, ¿qué será su admisión, sino vida de entre los muertos? Si las primicias son santas, también lo es la masa restante; y si la raíz es santa, también lo son las ramas. Pues si algunas de las ramas fueron desgajadas, y tú, siendo olivo silvestre, has sido injertado en lugar de ellas, y has sido hecho participante de la raíz y de la rica savia del olivo, no te jactes contra las ramas; y si te jactas, sabe que no sustentas tú a la raíz, sino la raíz a ti. Pues las ramas, dirás, fueron desgajadas para que yo fuese injertado.
Romanos 11:5‭-‬8‭, ‬11‭-‬19

Porque el deseo del Padre en el Hijo es que todos le conozcan. Que todos sean injertados en Cristo.

El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento. 2 Padro 3:9

Yo tu y yo somos estos que han sido injertados a la vid verdadera.

Y tenemos una gran comienda. Esta es que demos fruto. Que carguemos su gloria, que pregoneros su verdad. Y hagamos el trabajo de regar, esparcir, y contar sus maravillas a toda carne.

Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador. Todo pámpano que en mí no lleva fruto, lo quitará; y todo aquel que lleva fruto, lo limpiará, para que lleve más fruto. Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado. Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí. Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, este lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer. Juan 15:1-5.

Dios se mueve a nuestro favor cuando operamos en su propósito. Somos prosperado en la fe cuando reconocemos el motivo de nuestra elección en Cristo.

Sí por él y para él fuimos creados. Fuimos llenos de su gracia. Fuimos llamados a interceder y a caminar juntamente cumpliendo esta meta de Dios.

Su propósito Eterno es buscar lo que se había perdido. Su misma esencia. Su vida, su Palabra y Su Aliento, El cual tenemos por Adan.

“Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; “y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra.

“Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos;…” Genesis 1:26-27.

Desde un principio Dios le dijo al ser humano Multiplicaos. Ya sea Den fruto. Llenen la tierra.

Hoy nos dice atravez de su Plabra llenen el cielo. Proclaman este evangelio. Yo puse mi aliento en ti.

Formó, pues, Jehová Dios al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida; y fue el hombre un alma viviente. Genesis 2:7.

Su propósito eterno es rescatar al hombre. A el desviado y confundido quiere Él. El anhela tener comunión con todos. Su creación, su imagen y su aliento esta en estos que todavía no han escuchado la buenas nuevas.

Cristo nos amó desde el Principio. El juntamente con el Padre nos hizo. Y por el todo fue establecido. El Padre busca a los que tienen su aliento pero no tienen su vida.

El pecado les daño la imagen del Padre. Cristo vino a devolvernos esa imagen del Padre. Somos el resplandor de Cristo en la tierra.

Y muchos se unirán al cuerpo mientras busquemos hacer la voluntad del Padre. Alcanzar a muchos. Multiplicarnos atravez de su Evangelio.

Para esto nacimos. Para este espacio y tiempo en la historia. Somos su cuerpo. Somos su imagen y los que tenemos su gloria en Cristo Jesús.

El Señor se ocupara de nosotros y de sus hijos mientras que busquemos hacer su voluntad. Mientras demos fruto y seamos los que seguimos su plan eterno y su propósito en el Amado.

Nuestra misión sigue vigente…

18 El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido para anunciar el evangelio a los pobres. Me ha enviado para proclamar libertad a los cautivos, y la recuperación de la vista a los ciegos; para poner en libertad a los oprimidos;El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido para anunciar el evangelio a los pobres. Me ha enviado para proclamar libertad a los cautivos, y la recuperación de la vista a los ciegos; para poner en libertad a los oprimidos; 19 A predicar el año agradable del Señor.
S. Lucas 4:18-19

Hagamos la obra de ser portadores de La Verdad.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: