¿ Como Es Que Peleamos? Batallando Como Creyentes

¿Como Batallar Como Creyente?
Publicado por Hna. Deborah Negron M.A.

Batallar Como Creyente
Publicado por Hna. Deborah Negron M.A.

No Batallamos como Los Pueblos de la tierra.
Somos Hijos De Dios.
Nuestros conflictos se enfrentan en la posición correcta. De rodillas, ya sea, en la oracion batallamos contra todo mal.
Por lo contrario, el mundo pelea con estrategias humanas. Nosotros batallamos en Él Espíritu. Tomando nuestro ejemplo de nuestro Señor Jesus (Yeshua).

De la manera que Dios Padre, Dios Hijo, Dios Espirtu se involucra con el ser humano es atravez de su plan eterno de Salvacion. Pudiendo haber destruido a los seres humanos por el pecado de Adán, hizo provision desde antes de la fundacion del mundo para nuestra Redención.

Según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él en amor; Habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos por Jesucristo á sí mismo, según el puro afecto de su voluntad, Para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado: En el cual tenemos redención por su sangre, la remisión de pecados por las riquezas de su gracia, Que sobreabundó en nosotros en toda sabiduría é inteligencia; Descubriéndonos el misterio de su voluntad, según su beneplácito, que se había propuesto en sí mismo, De reunir todas las cosas en Cristo, en la dispensación del cumplimiento de los tiempos, así las que están en los cielos, como las que están en la tierra:
Efesios 1:4‭-‬10

El se entrego por nosotros en Yeshua y en esa cruz.
Y nadie subió al cielo, sino el que descendió del cielo, el Hijo del hombre, que está en el cielo. Para que todo aquel que en él creyere, no se pierda, sino que tenga vida eterna. Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado á su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.
San Juan 3:13‭, ‬15‭-‬16

No creo que se mete en la politica de los hombres. El usa todo para hacer que la humanidad mire hacia arriba.

En cada epoca Dios a tratado con el hombre en justicia y en misericordia. En tus juicios ten misericordia, Oh Dios.

Mírame, y ten misericordia de mí, Como acostumbras con los que aman tu nombre. Ordena mis pasos con tu palabra; Y ninguna iniquidad se enseñoree de mí. Redímeme de la violencia de los hombres; Y guardaré tus mandamientos. Haz que tu rostro resplandezca sobre tu siervo; Y enséñame tus estatutos. Salmos 119:132‭-‬135

El reina sobre los reyes. Es Rey de reyes. El es soberano y Es Señor sobre todos los señores. Nada se le escapa. Aún la maldad esta sujeta a su autoridad.

Oramos por los gobiernos de la tierra que se vuelvan a Jehová. Que acepten el amor y la gracia que es para todos en Yeshua, Cristo Jesús.

De la manera en que movemos la mano del Altiimo es cuando nos humillamos e intercedemos por los demas.
Cuando nos arrepentimos de nuestros malos caminos, Dios inerviene a nuestro favor.

Si se humillare mi pueblo, sobre los cuales ni nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.
2 Crónicas 7:14

Entonces respondió y me habló diciendo: Esta es palabra de Jehová a Zorobabel, que dice: No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos.
Zacarías 4:6

Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne; porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas,
2 Corintios 10:3‭-‬4

No con fuerzas humanas peleamos. Sino con tda la Armadura de Dios. Efesios 6.

Ahora, Dios envia ejercitos humanos y hace mover los corazones de los que pelean en guerra fisica, que tienen autoridad para ir en contra de gobiernos injustos.

Dios es Dios del soldado que va y entrega su vida por el bien y por la justicia. El es Dios de la guerra y cuando en tiempos Israel tenia que ir en guerra para derribar y destruir a los enemigos, era Jehiva quien les daba la orden que fuesen y pelearan contra sus enemigos. Y era tambien El Señor que les ayudaba a tener la victoria.

Vemos esto claramente en el relato de David, y su ejercito de hombres, antes de ser rey sobre Israel en 1 Samul 30,

Cuando David y sus hombres vinieron a Siclag al tercer día, los de Amalec habían invadido el Neguev y a Siclag, y habían asolado a Siclag y le habían prendido fuego. Y se habían llevado cautivas a las mujeres y a todos los que estaban allí, desde el menor hasta el mayor; pero a nadie habían dado muerte, sino se los habían llevado al seguir su camino. Vino, pues, David con los suyos a la ciudad, y he aquí que estaba quemada, y sus mujeres y sus hijos e hijas habían sido llevados cautivos. Entonces David y la gente que con él estaba alzaron su voz y lloraron, hasta que les faltaron las fuerzas para llorar. Y David se angustió mucho, porque el pueblo hablaba de apedrearlo, pues todo el pueblo estaba en amargura de alma, cada uno por sus hijos y por sus hijas; mas David se fortaleció en Jehová su Dios. Y dijo David al sacerdote Abiatar hijo de Ahimelec: Yo te ruego que me acerques el efod. Y Abiatar acercó el efod a David. Y David consultó a Jehová, diciendo: ¿Perseguiré a estos merodeadores? ¿Los podré alcanzar? Y él le dijo: Síguelos, porque ciertamente los alcanzarás, y de cierto librarás a los cautivos. Partió, pues, David, él y los seiscientos hombres que con él estaban, y llegaron hasta el torrente de Besor, donde se quedaron algunos. Y David siguió adelante con cuatrocientos hombres; porque se quedaron atrás doscientos, que cansados no pudieron pasar el torrente de Besor. Y hallaron en el campo a un hombre egipcio, el cual trajeron a David, y le dieron pan, y comió, y le dieron a beber agua. Le dieron también un pedazo de masa de higos secos y dos racimos de pasas. Y luego que comió, volvió en él su espíritu; porque no había comido pan ni bebido agua en tres días y tres noches. Y le dijo David: ¿De quién eres tú, y de dónde eres? Y respondió el joven egipcio: Yo soy siervo de un amalecita, y me dejó mi amo hoy hace tres días, porque estaba yo enfermo; pues hicimos una incursión a la parte del Neguev que es de los cereteos, y de Judá, y al Neguev de Caleb; y pusimos fuego a Siclag. Y le dijo David: ¿Me llevarás tú a esa tropa? Y él dijo: Júrame por Dios que no me matarás, ni me entregarás en mano de mi amo, y yo te llevaré a esa gente. Lo llevó, pues; y he aquí que estaban desparramados sobre toda aquella tierra, comiendo y bebiendo y haciendo fiesta, por todo aquel gran botín que habían tomado de la tierra de los filisteos y de la tierra de Judá. Y los hirió David desde aquella mañana hasta la tarde del día siguiente; y no escapó de ellos ninguno, sino cuatrocientos jóvenes que montaron sobre los camellos y huyeron. Y libró David todo lo que los amalecitas habían tomado, y asimismo libertó David a sus dos mujeres. Y no les faltó cosa alguna, chica ni grande, así de hijos como de hijas, del robo, y de todas las cosas que les habían tomado; todo lo recuperó David. Tomó también David todas las ovejas y el ganado mayor; y trayéndolo todo delante, decían: Este es el botín de David. Y vino David a los doscientos hombres que habían quedado cansados y no habían podido seguir a David, a los cuales habían hecho quedar en el torrente de Besor; y ellos salieron a recibir a David y al pueblo que con él estaba. Y cuando David llegó a la gente, les saludó con paz.
1 Samuel 30:1‭-‬4‭, ‬6‭-‬21

Tambien en el libro de Ecclesiastes 3 La Palabra nos enseña que todo tiene su tiempo.

Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora. Tiempo de nacer, y tiempo de morir; tiempo de plantar, y tiempo de arrancar lo plantado; tiempo de matar, y tiempo de curar; tiempo de destruir, y tiempo de edificar; tiempo de llorar, y tiempo de reír; tiempo de endechar, y tiempo de bailar; tiempo de esparcir piedras, y tiempo de juntar piedras; tiempo de abrazar, y tiempo de abstenerse de abrazar; tiempo de buscar, y tiempo de perder; tiempo de guardar, y tiempo de desechar; tiempo de romper, y tiempo de coser; tiempo de callar, y tiempo de hablar; tiempo de amar, y tiempo de aborrecer; tiempo de guerra, y tiempo de paz.
Eclesiastés 3:1‭-‬8

Mientras las naciones que son justas van a la guerra y pelean por justicia, La iglesia de Yeshua, Los hijos de Dios, Los redimidos por la sangre en Cristo Jesús, Doblamos rodillas. Nosotros nos paramos en la brecha por justcia.

Dios es Dios de Gloria. El es Dios de Jusicia y mueve los corazones de los hombres a su favor. Nada estorba su voluntad.
Pelearan contra l Cordero pero Ya Yeshua vencio.

Mientras estemos en esta tierra La iglesia es La Voz Profética en La Tierra.
Nosotros señalamos a Cristo…
Predicamos el Arrepentimiento, La Salvacion en Yeshua, Perdon y Restauracion. Oramos por los que estan cautivos en gobiernos injustos. Oramos que Dios les liberé. Somos los que intercedemos y Dios obrara.

Dios es Dios justo y Verdadero.
El levanta reyes y tambien derriba fortalezas fisicas y tambien espirituales.

ORAMOS POR TODA LA HUMANIDAD, HAZ JUSTICIA OH DIOS!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: