La Gracia Providencial de Dios

La Gracia Providencial de Dios

Por Hermana Deborah Negron M.S., B.S.

La gracia providencial de Dios no es para todos. Es una muestra de la misericordia de Dios hacia la humanidad que le permite tiempo a los hombres a reconocer que Cristo es El Señor. No es un tiempo de gracia. Es una dispensación donde se les ha dado a la humanidad tiempo para que escuchen el Evangelio, tiempo para que obtengan la verdad por medio de la predica. Es un tiempo que Dios ha permitido para que lleguen al conocimiento de la Cruz, del perdón de los pecados y de la vida éterna.

Noe estuvo en un tiempo como este. El fue el señalado entre los hombres para predicar sobre la ira de Dios. El fue llamado a decirle a los hombres de su tiempo que vendría un diluvio y que el juicio de Dios estaba por llegar.
El predicó, trabajo y edificó un arca.

Hoy día la iglesia de Jesucrsito esta en un tiempo donde se le ha demandado unas cosas muy específicas. “Id por todo el mundo y predicar este Evangelio a toda criatura. Ya sea a toda lengua. Por todos los confines de esta tierra, la iglesia ha sido llamada a pregonar la salvación que ofrece Cristo Jesús.
Sólo por un tiempo. Pero no es gracia para los que no le aceptan. No hay gracia para los que no le obedecen. La gracia de Dios sólo es extendida en la medida para que todos lleguen al arrepentimiento. Pero no todos entrarán al reposo.

El amor de Dios es para todos, pero no todos lo aceptan. El perdón del Señor es para todos, pero no todos lo reciben. Tenemos que dar todo el Consejo de Dios.
Dios vino al salvar al pecador de su mal camino. Pero no todos los caminos conducen a la Cruz. No todos los Cristos son los mismos.

Hoy predican a un Cristo que permite que sigas en tu pecado. Hoy te predican de un Cristo que es sólo amor y gracia.
Hoy te predican de un Cristo que deja pasar por alto tu pecado. Y se atreven permitirte seguir en tu maldad sin que nunca se te diga que sin santidad es imposible agradar a Dios.
Hoy te hablan de un Evangelio sin retos.
Entra y usa tus talentos para el Señor, le dicen al recién llegado. Dos te ama tal como eres y conoce tu corazón. Eres aceptó en El Amado.

Mentira!!!
Eres aceptó en El Amado en el momento que te separas de tu pecado. La mujer adúltera fue tomada en su pecado. Ella merecía ser apedreada. Ella merecía la muerte.
Más Jesús confronto a los que le acusaban. Les dijo, “el que este sin pecado arroje la primera piedra.” Se cree, que escribía en la tierra los mandamientos. Al los que le acusaban reconocer que no había uno sin pecado, se comenzaron a ir. Se fueron sus acusadores.
Pero quedo la mujer ante el único juez, Cristo Jesús. El le confronta con dos verdades, dos condiciones providenciales.

  1. Yo tampoco te condenó.
  2. Vete y no peques más.

Juan 3:17 al 21
Nos dice, “Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios. Y ésta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas. Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas. Mas el que practica la verdad viene a la luz, para que sea manifiesto que sus obras son hechas en Dios.

La mujer adultera tenía unas decisiones que hacer. Primero, tenía que ver la misericordia de Dios. Luego tenía que decidir no pecar más. Ya sea, se tenía que arrepentir. El arrepentimiento es, el no seguir en pecado, el sentir dolor y angustia por el pecado y desear no volver más a el.
Si, No pecaba más, si no continuaba en su pecado y recibía el regalo de la misericordia entonces quedaba libre.
Más si se volvía a involucrar, a envolverse años continuar con sus pecados habituales, ella misma se condenaba.

En Cristo hayperdón. En El hay misericordia.
Pero hay unos parámetros en los cuales tenemos que decidir permanecer.
Fuera de esos parámetros no estamos bajo la gracia sino que caemos en la co relación de nuestra propia conscupiciencia.

Santiago 1:14-15
sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido. Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la muerte.

El Evangelio completo nos recarca que la paga del pecado es muerte. Romanos 6:23.
En este tiempo de la gracia providencial de Dios la humanidad es puesta en el lugar de utilizar ese libre albedrío.
Es este el derecho de todo ser humano de escoger entre el mal y el bien.
Pero ya queescogen, ahora vienen la consecuencias.

Si continuamos en pecado después de haber sido salvia entonces ponemos a Cristo como poca cosa.

El Cristo verdadero nos invita a dejar atrás la maldad. Deshacernos del malo camino y entrar a ser una nueva criatura.

Pero el vino nuevo no se puede introducir en los odres viejos. Mateo 9:17.
Cristo derramó su Sangre una vez. Si le recibimos tenemos que ser transformados en el para recibir el nuevo vino que es Cristo mismo.

Si continuamos en los pecados habitualmente no tendremos misericordia. Porque escogemos el camino incorrecto.

El Evangelio confronta el pecado.
Ofrece el perdón, muestra el amor de Dios, que nos fue ofrecido en CristoJesús.
Pero requiere unas condiciones.
Tenemos que arrepentirnos.
Tenemos que dejar nuestros malos caminos y seguir la senda que es Cristo Jesús.
Como la mujer adúltera, tenemos que decidir el no volver atras. Y así como El Espíritu te llama para que escuches el Evangelio, así El Espíritu te capacita a poder vivir en el camino de la verdad.

Más hoy día sentados en las iglesias, participando en las congregaciones hay hombres y mujeres que siguen en su pecado.
No se han sometido a la verdad.
Pero cómodamente se han incluido en la miembros de las iglesias como los hijos de Dios.

Si no nos humillamos y aceptamos el perdón y dejamos que su Espíritu Santo nos llene podemos vivir en Cristo, y no volver atras.

No todos son hijos de Dios.
Sólo a los que le reciben El les da la potestad de ser llamados hijos de Dios.
Juan 1:12.
Sólo a los que se tornan de su pecado y deciden seguir a Cristo se les llama los hijos de Dios. Estos vienen a ser los que han nacido de Nuevo. Juan 3:1-21.

Es tiempo que se nos diga toda la verdad. Dios ama a lahumanidad. Pero El demanda que halla una division. El requiere una separación entre el pecado y el servirle.
No todos los que son, son. Nos todos los que digan, señor, señor, entrarán al Reino de Los Cielos.

Cristo te amo con amorEterno. Pero te confronta con la verdad. Espera de ti una decision.

Cree en el Señor Jesús y serás salvo.
Escoge bien tu, no seas flojo para decidir por el. Sólo Cristo te puede salvar. Sólo Cristo puede cambiar tus deseos carnales en deseo de servirle.
Si tu aceptas su misericordia y su gracia…
Si tu decides por el camino estrecho y de la verdad serás salvo. Si no, escoges bien, tu mismo te pones en juicio.

El Señor vino a salvar lo que se había perdido. ¿Quieres escoger lo bueno?
Conoces el verdadero Evangelio.
Cristo te ama y anhela darte la salvación.
Pero tienes que decidir.
Hoy es el día deSalvación.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: