La Espera Revela Victoria

La Espera Revela Victoria

Publicado por Hna. Deborah Negron

Mayo 24, 2019

Que malo es esperar. Es una cosa que nos desespera, nos atribula. Sea la espera por tener un éxito escolar o por tener un trabajo. La espera nos hace vulnerables a la ansiedad. Nos desenfoca si no mantenemos nuestro norte. A veces El Señor nos dice algo. Hay palabra sobre nosotros. Pero son años antes que se cumpla.

Pero en el proceso Dios nos está formando.La espera produce paciencia. Hace crecer la fe. Nos enseña a madurar en Cristo. Pero es fuerte. Es un desafío difícil el esperar. Pero el que espera en Jehová tendrá bendición. Pues Dios nos prueba y nos enseña por medio de la espera.En Proverbios 16:9 dice La Palabra del Señor,

El corazón del hombre piensa su camino; Mas Jehová endereza sus pasos.También nos dice el Salmo 37: 7-9
Guarda silencio ante Jehová, y espera en él. No te alteres con motivo del que prospera en su camino, Por el hombre que hace maldades. Deja la ira, y desecha el enojo; No te excites en manera alguna a hacer lo malo. Porque los malignos serán destruidos, Pero los que esperan en Jehová, ellos heredarán la tierra.En esperar por lo que Dios nos ha prometido a veces podemos mirar como parece que el maligno trae maldad. Como se aumenta lo malo. Podemos aún llegar a ver como prosperan y parece ser que nunca habrá justicia.
Pero Dios no es ciego. El que hace mal cosecha muerte. El que hace iniquidad de esto verá su fin.A nosotros nos toca creerle a Dios. Ver su palabra y reconocer que a los que aman a Dios todo le obrara para bien. Dios está en control aún en medio del caos. El dirige los pasos de los justos.Jeremías 29:11-13, nos dice,
Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis. Entonces me invocaréis, y vendréis y oraréis a mí, y yo os oiré; y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón.

Romanos 8:31-34, 37-39,
¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros? Elque no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas? ¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica. ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros. Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.En tu espera no te olvides que El que comenzo la buena obra en tu vida la terminará. (Filipenses 1:6).

El camino de espera es para que seamos de los que no retroceden. Es para probar nuestra fe. Es para hacernos ver que la fidelidad de Dios es para siempre.En tu espera la recomendación del Espiritu atravez de la Palabra en Mateo 6:33 es que busquemos el Reino de Dios y su Justicia. De todo lo demás Dios se ocupará. El cuidará de ti y de mi. El nos llevará de gloria en gloria. En nuestra espera seamos obedientes al Espi re itu y xum pl. Lamos su voluntad. El es quien nos adiestra para la batalla.

El joven David fue ungido rey sobre Israel. Más paso muchos años antes de poder llegar a su reinado. En el proceso Dios le enseñó muchas lecciones. Lo preparo. Tuvo que pelear, huir, hacer alianzas nuevas, dejar sus comodidades. El tuvo que ganarse a muchos y tuvo que ser humilde. En su espera enfrentó muchos momentos de prueba. Dios los permitió para preparar su corazón para un día reinar.
En 1 Samuel 24, Encontramos el momento de una larga espera de David,

1 Samuel 24:1-6, 8-13
Cuando Saúl volvió de perseguir a los filisteos, le dieron aviso, diciendo: He aquí David está en el desierto de En-gadi. Y tomando Saúl tres mil hombres escogidos de todo Israel, fue en busca de David y de sus hombres, por las cumbres de los peñascos de las cabras monteses. Y cuando llegó a un redil de ovejas en el camino, donde había una cueva, entró Saúl en ella para cubrir sus pies; y David y sus de la cueva. Entonces los hombres de David le dijeron: He aquí el día de que te dijo Jehová: He aquí que entrego a tu enemigo en tu mano, y harás con él como te pareciere. Y se levantó David, y calladamente cortó la orilla del manto de Saúl. Después de esto se turbó el corazón de David, porque había cortado la orilla del manto de Saúl. Y dijo a sus hombres: Jehová me guarde de hacer tal cosa contra mi señor, el ungido de Jehová, que yo extienda mi mano contra él; porque es el ungido de Jehová. También David se levantó después, y saliendo de la cueva dio voces detrás de Saúl, diciendo: ¡Mi señor el rey! Y cuando Saúl miró hacia atrás, David inclinó su rostro a tierra, e hizo reverencia. Y dijo David a Saúl: ¿Por qué oyes las palabras de los que dicen: Mira que David procura tu mal? He aquí han visto hoy tus ojos cómo Jehová te ha puesto hoy en mis manos en la cueva; y me dijeron que te matase, pero te perdoné, porque dije: No extenderé mi mano contra mi señor, porque es el ungido de Jehová. Y mira, padre mío, mira la orilla de tu manto en mi mano; porque yo corté la orilla de tu manto, y no te maté. Conoce, pues, y ve que no hay mal ni traición en mi mano, ni he pecado contra ti; sin embargo, tú andas a caza de mi vida para quitármela. Juzgue Jehová entre tú y yo, y véngueme de ti Jehová; pero mi mano no será contra ti. Como dice el proverbio de los antiguos: De los impíos saldrá la impiedad; así que mi mano no será contra ti.

David pasó la prueba. David no tomó venganza. Ni tampoco toco a Saul el rey.
David mostró en su espera que el merecía ese reinado. Pues fue un hombre de misericordia.
El perdono a Saul.

¿Y nosotros en nuestra espera que andamos haciendo?
¿Doblamos rodillas antes los desafíos y le pedimos al Señor su voluntad?
¿Nos dejamos llevar por la corriente?

Esperemos fielmente. Dios hará por nosotros. El día de justicia se aproxima. Los que esta mal saldrá a la luz. Dios enderezar lo que está torcido. El restaurará. El es el que establece. El es el que ordena. En tu espera no pierdas la fe. Incrementa tu oración. Incrementa tu dedicación. No mires a los hombres. Prosigue al blanco, al premio de la soberana vocacion.

Filipenses 3:14.

No desmayemos. Dios está con nosotros en medio de las adversidades. El té sostendrá en el día malo. El cuidará para que tu pie no tropiece. Pero mantén tu norte.

Responde a la ira con palabras de paz. Responde al odio con amor.

Responde de a los ataques en oración. Responde al maligno con la autoridad que tenéis en Cristo.

Reprende al diablo en el nombre de Jesús. No podrás combatir sus asechanzas sino permaneces fiel. En Cristo tenemos poder.

Su Santo Espiritu nos guia a toda verdad y a toda justicia.

Por eso en tu espera, busca su voluntad y no te rindas. El hará.

Los pasos del justo son guiados por El Señor. Salmo 37:23.

En tu espera cobra fuerzas y sigue fiel. Veras la gloria de Dios cuando no te desviemos de su propósito.

Gálatas 6:9. No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos.

Y concluyó con esto, 1 Corintios 2:9
Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, Ni han subido en corazón de hombre, Son las que Dios ha preparado para los que le aman.Espera en Cristo y mantén tu paz. En El tenemos la Victoria.

One thought on “La Espera Revela Victoria

Add yours

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: