Nos Vestimos De Cristo y Con La Espada De Su Palabra Peleamos La Batalla

Nos Vestimos De Cristo
Y Con La Espada De Su Palabra
Peleamos La Batalla

Publicado Por Deborah Negron

Noviembre 13, 2018

Efesios 6:10-12
Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza. Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.

Efesios 6 nos habla della vestidura del soldado Romano.

Describe en su totalidad todas las partes de vestuario de un soldado. Pablo era un excelente maestro. Sabía como enseñar de manera clara y precisa, para que el que escucharé pudiese entender con exactitud lo que el estaba enseñando. En su tiempo, todos conocían bien la armadura del soldado.

Por esta razón utiliza este lenguaje y da estos ejemplos muy fijos. Es tan visual y elaborada su descripción que hoy día podemos también comprender lo que el nos dejó para nuestra enseñanza.

La palabra de Dios es eficaz, siempre y cuando seamos aptos y conozcamos su potencial de defendernos. Ya sea, es La Espada de dos filos. Es Util, provechosa sólo para el que conoce como usarla. El que se a diestra a través del Espíritu Santo y el estudio de la misma.
Si no conocemos bien lo que dice, como se relaciona y como escudriñar la pslabra de Dios, seremos inútiles aunque tengamos el libro de la Biblia en las manos.

El apóstol Pablo le escribe a Timoteo en su carta en 2 Timoteo 3:16
Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia,…

La palabra del Señor es nuestra arma más poderosa. La Espada que tenemos que aprender a utilizar.

Pero tener el libro y no leerlo, no conocerlo nos sirve de nada.
Es como darle un arma a un niño que no tiene ni si quiera un concepto de lo que fuera y que no entiende para que es.

La armadura del creyente es la obra de Cristo en nosotros. Cuando venimos a los caminos del Señor entramos en una dimensión de aprendizaje. Cuando hemos sido de veras arrepentidos de nuestros pecados y perdonados y injertados en la Vid (Juan 15) entonces somos enlistados en el ejército de Dios. Somos posicionados para que seamos llenos del Espíritu Santo y no meramente salvos.
Somos salvados con un propósito. Somos matriculados en el Reino y como nuevos soldados tenemos que ser dirigidos, enseñados y adiestrados para cumplir con el propósito de Dios en nuestras vidas. Nos toca aprender todo lo más posible de esta arma deguerra, esta palabra de Dios.

Miremos lo que nos dice el Apóstol Pablo en
Galatas 3:26-27
“pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús; porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos.”

Y también nos dice en Romanos 13:14,
“sino vestíos del Señor Jesucristo, y no proveáis para los deseos de la carne.”

La armadura de Dios en Efesios 6 nos habla de cada parte. Leamos Efesios 6:14-18,
“Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia, y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz. Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios; orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos;”

Cada parte del.cuerpo es protegida por Cristo Y la espada, que es la única parte de la armadura que es defensiva es La Palabra. Ya sea si nos vestimos de Cristo, y aprendemos su palabra, que es Cristo, pues Cristo Jesús es el Verbo encarnado (Juan 1:14).

Y la preparación viene en el versículo 18 de Efesios 6, Dice, “Orando En todo tiempo y suplicando, perseverando en la oración.

Aún nuestro Señor, en su tiempo en esta tierra nos demostró el mismo la importancia de la oración. El oraba al Padre constantemente. Está comunicación diaria lo preparaba para fluir con poder, para sanar, para liberar y abrir los ojos de los ciegos y abrir la boca de los mudos.
Nosotros podemos aprender que somos equipados con el Espíritu Santo el momento que somos salvos. El momento que recibimos a Cristo como nuestro Señor y Salvador, porque es El mismo Espíritu de Dios que nos abre el entendimiento y nos redargulle para que seamos vivificados y cabales para aceptar el regalo de Dios en Cristo Jesús.

Ese mismo Espíritu nos trae, nos provoca y nos guía a toda verdad y a toda justicia.
Cristo es La justicia de Dios. El nos salva y nos redime.
Más ya salvos somos matriculados en esta escuela del Reino. Y nos toca a nosotros la tarea de prepararnos para todas las obras que Dios a preparado para que hagamos. Pero, esta de ti, y está de mi hacer nuestra parte.
La palabra de Dios es lámpara a nuestras vidas. Ella alumbra nuestro camino Palm 119:105). Conociendo la palabra de Dios pode.os saber como nos toca caminar, actuar y vivir esta vida de modo eficaz.

Ya salvos, ahora está de nosotros el perseverar. Pablo nos en su carta a los Filipenses capitulo 2:12-13 nos dice,
Por tanto, amados míos, como siempre habéis obedecido, no como en mi presencia solamente, sino mucho más ahora en mi ausencia, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor, porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad.

Ya sea nuestra vida en Cristo es un diario caminar deo ración, leyendo y aplicando la palabra de Dios en nuestras vidas.

Santiago 2:14-17, nos dice,
Hermanos míos, ¿de qué aprovechará si alguno dice que tiene fe, y no tiene obras? ¿Podrá la fe salvarle? Y si un hermano o una hermana están desnudos, y tienen necesidad del mantenimiento de cada día, y alguno de vosotros les dice: Id en paz, calentaos y saciaos, pero no les dais las cosas que son necesarias para el cuerpo, ¿de qué aprovecha? Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma.

Seamos de los que se adiestran bien. Seamos de los que no retroceden. Seamos de los que conocen bien la palabra para poder estar firmes contra los ataques del enemigo.
Seamos los que provocan que Dios se mueva cuando iremos. Seamos fieles en la búsqueda y el conocimiento y seamos constantemente llenos del Espíritu. Vístete de Cristo. Pongámonos Toda La Armadura de Dios.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: