Hechuras De Sus Manos

Por Hna Deborah Negron

Diciembre 31, 2018

Filipenses 3:12-14, 18-21

No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto; sino que prosigo, por ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús. Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.

Porque por ahí andan muchos, de los cuales os dije muchas veces, y aun ahora lo digo llorando, que son enemigos de la cruz de Cristo; el fin de los cuales será perdición, cuyo dios es el vientre, y cuya gloria es su vergüenza; que sólo piensan en lo terrenal.

Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo;

el cual transformará el cuerpo de la humillación nuestra, para que sea semejante al cuerpo de la gloria suya, por el poder con el cual puede también sujetar a sí mismo todas las cosas.

Ecleciastes 3:11-15, Todo lo hizo hermoso en su tiempo; y ha puesto eternidad en el corazón de ellos, sin que alcance el hombre a entender la obra que ha hecho Dios desde el principio hasta el fin. Yo he conocido que no hay para ellos cosa mejor que alegrarse, y hacer bien en su vida; y también que es don de Dios que todo hombre coma y beba, y goce el bien de toda su labor. He entendido que todo lo que Dios hace será perpetuo; sobre aquello no se añadirá, ni de ello se disminuirá; y lo hace Dios, para que delante de él teman los hombres. Aquello que fue, ya es; y lo que ha de ser, fue ya; y Dios restaura lo que pasó.

Filipenses1:3-6, Doy gracias a mi Dios siempre que me acuerdo de vosotros, siempre en todas mis oraciones rogando con gozo por todos vosotros, por vuestra comunión en el evangelio, desde el primer día hasta ahora; estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo;

Romanos 8:28-34,39, Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados. Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos. Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó. ¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros? El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas? ¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica. ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros. ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.

Somos el Lienzo… Somos los que tomo de la nada… El Lienzo que habia sido destruido y manchado con la impureza y el mal. Los que estábamos sin definición y silvestres creciamos en la orilla del camino. Éramos la rama que se quema y se echa fuera.

Más El tuvo de Nosotros misericordia. Quiso formar de Nosotros un pueblo.

El lienzo estaba desordenado. No había nada allí pintado. Al parecer sólo hecho, creado pero sin forma y sin estabilidad. Más El Eterno, El, Sapiente Dios, El escogio El designó en si mismo hacer proezas de nuestras vidas.

El fue que tomo el barro y comenzó a formar la imagen de Cristo en nosotros. Tomo su tiempo, con gran esfuerzo y dedicacion comenzó en nosotros su obra maestra. El decidió no hechas a perder la obra de sus manos. Esa obra que había sido manchada y dañada por el pecado El pensó restaurar.

Tomo el pincel de su Gracia… Mezcló el Color de Su Amor, El rojo de su Sangre Fue y Aplico… Tomo tambien el color de su Misericordia y blanque lo que estaba desechado. Lo que habia sido al parecer inutil y lo que no tenia nada de belleza.

Como obra Perfecta, Con Su Sangre El pinto sobre toda mancha del Pecado. El Comenzó una obra mejor. No descartó el valor de lo que había creado, sino que lo reconstruyó. Restauró con esmero… Lo que de Un Principio estableció. Hizo que fuésemos hechos de nuevo… Puso en Nosotros un Nuevo Corazon… Nos dio Vista Eterna. El Nos Llamó… Deseando Que en Nosotros Se Formara una Visija Nueva y esa Con Honor.

El fue que comenzó la buena obra. En El estan nuestros tiempos. El designó El mismo c o mo nuestro Libertador. Cristo se hizo El mismo, El mismo Nuestro Redentor.

Redimimindo nuestras vidas y dando propósito a nuestra existencia. Pues desde un principio nos había creado para la alabanza de su gloria.

Hoy miramos por espejo pero en aquel día le veremos cara a cara y seremos como El. Más si miramos con los ojos de la fe podemos ver lo eterno que ya El estableció para Nosotros. Podemos probar la dulzura de su gozo y experimentar los destellos de su manantial. Ese que como Dios de agua viva salta para vida eterna.

Oh cuán Amor, cuán hermosa es su Gracia.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: